miércoles, 1 de julio de 2009

Los "chips de madera" en la fermentación de vinos

Los llamados chips de madera, utilizados en la producción de vinos para añadir de manera acelerada y más económicamente las propiedades que aportan de forma paulatina el añejamiento en barrica o toneles, han sido cuestionados en la elaboración de vinos desde que los productores del Nuevo Mundo comenzaron con dicha práctica.

Hay chips de varias formas y tamaños, tales como sticks, dados o virutas, de roble francés o americano, con diferentes grados de tostados, etc. Bastan pocos gramos añadidos para que los caldos tomen gusto a madera, lo que ha puesto en riesgo el método tradicional, pues así los costes se reducen drásticamente.

Los más ortodoxos productores rechazan el atajo de los chips, pero la Unión Europea recientemente resolvió el asunto a favor de poder utilizarlos, aunque no se puede colocar en la etiqueta que el producto fue sometido a añejamiento o crianza, por lo cual, los vinos catalogados como "Reserva" o "Gran Reserva" tienen la certeza de haber sido fermentados en barricas auténticas. En Australia, Nueva Zelanda, Chile, Argentina y Estados Unidos es muy común la utilización de tales chips.